deLaGuayaba deLaGuayaba

Crear Valor para el Cliente

¿Valor?

Hemos visto a través de las entregas anteriores que la Filosofía Lean gira en torno a la creación de Valor para el Cliente. Y bien lo muestran nuestras anteriores entregas.

En ellas, observamos como los 5 principios Básicos de Lean establecen desde un inicio la identificación de cuales son los atributos que nuestro cliente percibe como valioso.
Además, también aprendimos que, existen distintas maneras de categorizar las actividades que no están agregando características o atributos que el cliente percibe como valioso, a esto lo llamamos Desperdicio.

Pero, cómo podemos diagnosticar si estamos creando valor una vez que tenemos nuestro proceso definido, actividades que parecen funcionar de una manera lógica y cierta estándarización de dichas actividades. A continuación mostraremos una sencilla categorización de la forma en que podremos analizar nuestras actividades.

Diagnóstico de Valor en las Actividades

En este diagnóstico, debemos ponernos en los zapatos de nuestro Cliente, ya sea un cliente dentro de nuestra organización o un Cliente Externo. Debemos entender claramente qué es lo que es necesario desde su punto de vista, cuales son los requerimientos para satisfacer sus necesidades. Es importante en este momento ser altamente empático e imaginar el ambiente en el cual se desenvuelve nuestro cliente.
Una vez que estamos mirando el proceso desde la perspectiva del cliente, debemos clasificar nuestras actividades en las siguientes categorias:

  • Actividades que Agregan Valor (AV): Una actividad Agrega Valor cuando el cliente está dispuesto a pagar por ella. Es decir, transforma el producto o servicio en búsqueda de los atributos deseados por el cliente. También desde otro punto de vista, se dice que las Actividades que Agregan Valor son realizadas bien al primer intento (un defecto es catalogado como desperdicio y a su vez, un desperdicio no agrega valor al cliente).
  • Actividades que No Agregan Valor (NAV): Las Actividades que no agregan valor se definen como lo contrario a lo anterior. El cliente no está dispuesto a pagar por ella, no transforma al producto y no se hace bien en el primer intento. Algunos ejemplos se encuentran en actividades que incluyen: set-up, control o inspección, sólo incluyen movimiento o es resultado de una falla en alguna otra actividad.
  • Actividades que No Agregan Valor pero son Necesarias (NAV-N): Estas actividades se definen como "Habilitadoras de Valor", es decir, una actividad que Sí agrega valor no es posible realizarse si esta actividad no es realizada previamente.

Contáctenos!